domingo, 6 de septiembre de 2009

Los comercios en Turdera. Una mirada desde la publicidad de antaño



E l 30 de enero de 1910 se puso la piedra fundamental del Templo Conversión de San Pablo de Villa Turdera. Ese es el indicio más claro que los historiadores locales han tomado como piedra de toque para esta hoy ya consolidada Ciudad de Turdera.

Están impertérritos frente al progreso, de cara a la modernidad, olvidados o no tenidos en cuenta por quiénes hoy compran en los grandes supermercados y ostentan pasar por delante de ellos.

En cada esquina del sur, se conserva un almacén de antaño, de esos conocidos como de Ramos Generales donde se conseguía de todo por que eran el único comercio del ramo.

Profundizamos la mirada en dos pintorescas Ciudades del Sur, y en Turdera y Adrogué nos encontramos con esquinas llenas de historias y con un valor humano incalculable, fueron estos lugares los que presenciaron en platea de lujo el avance del progreso y este devenir del positivismo moderno.

Almacenes, que en muchos casos han sido remodelados con el fin de organizar nuevos emprendimientos comerciales y que en otros casos el abandono dejó a paso a estructuras olvidadas en pleno corazón de la Ciudad.

Las historias de los pueblos, devenidos en Urbes fuertes y consolidadas, muchas veces, no son tomadas bajo el indicio de los comercios, ya que estos fueron en bastas ocasiones, los que ayudaron a que las localidades puedan sumar más gente a su geografía.

Y es precisamente Turdera, un lugar en el que los comercios dejaron huellas fuertes y duraderas. Los boliches de antaño han sido para el Pueblo naciente un lugar de historias y recuerdos, pero además, y sobre todo, un sitio para abastecerse sin tener que hacer kilómetros en el barro, para comprar en otros páramos.

La lista comienza a surgir y del arcón debemos hacer, en primer lugar honores a dos legendarios y primogénitos Almacenes de Ramos generales y en tren de comenzar la enumeración tenemos que hacer un párate en el Boliche de Pateta, en las hoy esquinas de Avenida Hipólito Yrigoyen y Esquiú.

Fue ese Almacén un clásico en Turdera durante varios años. Su dueño Benito Pateta era un hombre muy querido y por sobre todo una gran persona, al menos esto es lo que resaltaba Dn. Manuel Severi en la Revista San Pablo del Año 1937: “No podemos dejar de recordar la figura de Don Benito Pateta, que con su carrito cargado cargado de víveres cruzaba látigo en mano las calles barrosas de Turdera en esos inviernos lluviosos para llevar la yerba el azúcar y demás (...) “rememoraba Severi por ese tiempo.

“En lo de Pateta yo compraba de todo, pero siempre llevaba azúcar y yerba. El era muy bueno ya que cada vez que iba me regalaba unos caramelos y me iba contento para las casas” me relató Ricardo Iberra un asiduo comprador del Almacén.

Mientras el almacenero hacía los paquetes una grapa en esas mesas sin manteles era la compañía ideal. Una charla con otro hombres que deambulaban por el local era lo que complementaba la visita al “de Ramos generales “.

Tiempos donde todo se vendía suelto, desde el aceite hasta el vino; el azúcar se vendía en papel madera y la yerba también al peso. Un trato amable entre el almacenero y el cliente era lo que amigaba al comprador y vendedor en esos años de casa sin ochava y palenques para atar los caballos en la puerta de cada almacén.
Distinto era ese trato al que hoy se respira en las grandes tiendas y Supermercados. Así era la vida de aquellos años, distinta, de a caballo y con compras que se hacían en un solo lugar El almacén de Ramos Generales.
Hoy sólo quedan estas construcciones, que nos permiten connotar ese pasado, ese pasado que era distinto a este presente. Distinto, sí aunque quién sabe si mejor.

La esquina luego de años de prestar servicio, fue sumergida en el abandono. Y años más tarde se transformó en lugar bailable y se le efectuaron sendas reformas
De fachada. Algo así como un Castillo es lo que quiso ser.

El Castillo cerró sus puertas y la esquina quedó como un lugar semi-abandonado. Hoy por hoy la esquina está en venta y la nueva Avenida, ensanchada, le pasa mucho más cerca que antes, pero la esquina está ahí con sus recuerdos impregnados. Aunque los que bajan del tren y emprenden su marcha hacia la Av. ni sepan que tienen un observador del progreso con cientos de historias para contar.

Por otra parte ya en 1910 el Almacén Río de La Plata, ya tenía sus puertas abiertas en la esquina (donde hoy se encuentra) de 9 de Julio e Hipólito Yrigoyen. Claro que quedaba del otro lado que el de Pateta, pero por su parte juntaba otro tipo de clientela y de compradores.


¨ Otras instituciones.

En el cuadernillo que se les regalaba a los compradores de cada lote en Turdera, en los albores de 1910, figura un párrafo que parece ser toda una curiosidad: “Con los primeros ladrillos se levantó un vasto edificio, destinado á corralón de materiales y maderas que es comercialmente conocido como el Hornero. Al mismo tiempo se construía otro edificio para ferretería, bazar, almacén café y juego de bochas “.

De aquí se desprenden dos cosas, la primera que efectivamente el Corralón de ladrillos existía y estaba ubicado en la hoy esquina de las calles Santa María e Hipólito Yrigoyen, justo enfrente a las vías del ex Ferrocarril Oeste o Sarmiento, en el ramal Temperley Haedo, pero del Almacén que se anuncia no hemos encontrado indicios seguros, aunque lo más probable es que se trate del ya mencionado Río de La Plata por la cercanía con el Horno.

Si bien, en los de Ramos Generales encontrábamos de todo el Pan de Turdera era servido por la Panadería de los Núgoli, esto se lee en una publicidad de 1912 que pertenece en estos momentos a la colección de la Familia Preti: “PRIMERA PANADERIA. Villa Turdera de José Núgoli. Reparto a domicilio, 2060 Necochea 2080. Turdera F.C Sud. Se atienden pedidos para la campaña. La casa se encarga de hacer facturas especial sobre pedido y todo artículo perteneciente al ramo”, esto se lee en el volante de época.

Y de este tiempo es otra publicidad aparecida en el Periódico Actualidad de Adrogué del año 1918 propiedad del Dr. Marcelo Ventieri: “Primer Jardín de Villa Turdera. Se hacen Parques, Jardines y se venden plantas de adorno. Carmelo Salerno & Cía. Surtido completo de árboles frutales en general. Especialidad en plantas de limón, mandarina y naranja. VILLA TURDERA F.C.S. Frente a la estación del tranvía” por los datos recogidos, estaría esta casa ubicada entre las hoy calles Agüero y San José.

Hasta acá nos hemos detenido en estos comercios porque no solamente son los más antiguos de Turdera, sino porque además en el caso de las publicidades mencionadas se puede decir que son las más viejas y en todo caso las primeras que se hicieron.

Por cierto, el recorrido que han trazado los comercios en esta Ciudad, ha sido por demás extenso y parsimonioso y fueron en gran cantidad, los que de apoco se acercaron. La carnicería de Malchiodi, la zapatería de Sanguín, el Bazar de Robert, el Mercadito El Porvenir de Luro Hermanos, el Almacén de forrajes de José Conde en Suipacha y Avenida Puig.

El Corralón de la Familia Strianese, que rezaba en la publicidad de aquellos años de la siguiente manera: “Antonio Strianese. Corralón de Maderas. Artículos de construcción. Carpintería Mecánica. Carbón y leña por mayor y menor. Solicite por teléfono 147 (Lomas) Escritorio Laprida 306 Lomas. Talleres Villa Turdera “Diario La Unión Los avisos del Recuerdo de 1911 a 1920.

Si bien la Villa fue de apoco supliendo carencias entre los compradores y el surtido de sus productos ha sido cada vez mayor, hay algo que nuca ha tenido (ni tampoco tiene) y que en la guía ferroviaria de información por estaciones del año 1937 se describía de la siguiente manera: “Tiene actualmente -Turdera – varias calles pavimentadas a base de hormigón armado. No hay servicios de coches ni donde hospedarse".

Aunque en honor a la verdad, el servicio de coches es en la actualidad predominante de la mano de la proliferación de los remises, aunque el hotel para hospedarse es algo que todavía no se impuso en esta zona, tal vez por falta de demanda o por falta de visión de los empresarios que no ven a Turdera como un lugar turístico.

Con este pequeño artículo no hemos intentado dar por terminado ni mucho menos el tema de los comercios en Turdera, ya que la vida de los mismos ha ido en creces año a año. Lo que sí se quiso mostrar es un pantallazo de las primeras publicidades que asomaron en épocas donde los supermercados y las góndolas aún no eran ni parte de los sueños americanos.

1 comentario:

  1. En la actualidad donde se encuentra la estación de servicios YPF, estaba ubicado un almacén y despacho de bebidas perteneciente a la familia Tronchini ( no se si el nombre esta correctamente escrito), era una vieja construcción con pisos de pin otea, fuerte paredes de mampostería con puertas y ventanas altas y postigones de madera.
    En la vereda de enfrente donde se encuentra en la actualidad la estación de servicios ESSO se encontraba una vieja construcción donde tenia sede una entidad llamada "Club Independiente", donde los parroquiano se juntaban a jugar a las cartas y tomar bebidas espirituosas...

    ResponderEliminar